Banco de Sangre

¡Dona Sangre! Es un acto sencillo, seguro y rápido ¡De corazón a corazón, usted puede salvar vidas!

¿Por qué es tan importante la sangre?

Porque sin sangre no hay vida. La sangre es una sustancia liquida en la que sobrenadan las células sanguíneas como: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas que realizan unas funciones vitales: transportan el oxígeno, combaten las infecciones y evitan las hemorragias. Es tan completa que ningún laboratorio del mundo ha sido capaz de fabricarla de manera artificial ni sustituirla por ninguna otra sustancia.

La donación de sangre es siempre un acto voluntario y altruista que cualquier persona puede realizar si reúne los siguientes requisitos:

  • Tener entre 10 y 60 años.
  • Peso mínimo de 50 Kg.
  • No estar embarazada.
  • No esta menstruando.
  • No haber ingerido bebidas alcohólicas 48 horas antes.
  • Ayuno de 4 horas mínimo.
  • No haber padecido hepatitis, cáncer, tuberculosis, diabetes, enfermedades renales o cardiacas.
  • No tener tatuajes.
  • No haber consumido sustancias como drogas y medicamentos.
Sin ningún riesgo y con todas las garantías

Donar no supone riesgo alguno para el donante, la cantidad que se extrae (calculada para que no afecte al organismo) y el material que se utiliza (estéril y de un solo uso) hacen de la donación un acto sencillo y seguro, pero de una gran transcendencia.

¡Salva vidas!

Antes de donar, el médico realizará un breve examen médico al donante incluyendo la presión arterial, el pulso y un rápido análisis para comprobar que no se tiene anemia. Al mismo tiempo, se informa acerca de las enfermedades y prácticas de riesgo que impiden la donación. Se persigue con todo ello que la donación sea tan segura para el donante como para el enfermo que la va a recibir.

La sangre se analiza

Además de las precauciones anteriores, todas las bolsas de sangre se analizan para descartar cualquier posibilidad de contagio a los pacientes transfundidos. También se estudia el grupo sanguíneo, RH y otras determinaciones. Si se detecta alguna alteración se destruye esa unidad y se informa al donante.

A su vez, todas las bolsas se procesan para obtener los diversos derivados de la sangre como: glóbulos rojos, plasma, plaquetas y dar a cada enfermo el componente que necesita. De este modo se consigue el máximo aprovechamiento de cada unidad de sangre y se puede afirmar que con cada donación se puede atender a tres enfermos distintos.